Ximo Puig pide a la ciudadanía 'máxima prudencia' y 'cumplimiento estricto' de las restricciones para superar la tercera ola de la pandemia

17/01/2021
Ximo Puig pide a la ciudadanía "máxima prudencia" y "cumplimiento estricto" de las restricciones para superar la tercera ola de la pandemia

- Subraya que "no hay disyuntiva entre salud y economía", y advierte de que "si es necesario, la Generalitat adoptará medidas todavía más restrictivas" dentro de sus competencias y ponderando "desde el rigor máximo"
- "Ahora, la medida más efectiva para acabar con la pandemia es la vacunación", afirma el president, que recuerda que "la Comunitat Valenciana lidera el proceso de vacunación española, con 25 puntos por encima de la media estatal"

València. El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha pedido a la ciudadanía, a través de un mensaje institucional, "máxima prudencia" y "cumplimiento estricto" de las restricciones para superar la tercera ola de la pandemia. "Miremos por el bien de todos, y miremos por nuestro futuro", ha señalado el president.

Ximo Puig se ha dirigido a la ciudadanía "en un momento muy difícil", de "enormes sacrificios y de preocupación colectiva", pero "convencido de la responsabilidad, la madurez y la entrega del pueblo valenciano". "Estamos ante una tercera ola de la pandemia que nos obliga a dar tres respuestas de manera inmediata: protegernos mejor del virus; acelerar la vacunación e intensificar la ayuda a los más afectados".

"Superamos la primera ola, superamos la segunda, también superaremos esta tercera: tenemos el doble de camas hospitalarias, 10.000 profesionales sanitarios de refuerzo, 462 respiradores más, productos de protección para dos años y, sobre todo, estamos vacunando al ritmo más elevado posible".

"Será un mes difícil", ha dicho el president, que ha pedido prudencia y pensar y actuar "por el bien de los enfermos, de los sanitarios, de nuestros mayores, de los emprendedores, de los estudiantes, de los trabajadores".

Puig ha expuesto que la Comunitat Valenciana, la autonomía que -tal y como ha recordado- más restricciones sociales impuso en Navidad, se encuentra en la actualidad en una situación de "semiconfinamiento", con unas medidas que se endurecieron además hace 10 días para reducir el riesgo de contagio, y se ha hecho "sin paralizar por completo la actividad de la sociedad valenciana y sin provocar los problemas de salud física y mental asociados al confinamiento prolongado en casa: una medida extrema, con graves efectos secundarios, que solo podría decretar el Gobierno español y que en este momento descarta".

"No hay disyuntiva entre salud y economía"

No obstante, ha advertido de que, "si es necesario, la Generalitat adoptará medidas todavía más restrictivas en el ámbito de nuestra competencia. Lo haremos desde el convencimiento de que no hay disyuntiva entre salud y economía y de que "no hay medidas neutras ni inocuas".

"Toda medida tiene un coste, un daño, un impacto social, físico y psicológico", ha recordado Puig, quien ha subrayado que, por eso, las acciones "se tienen que ponderar desde el rigor máximo, acertando el momento y atendiendo al bien colectivo". "En eso ha estado, está y estará la Generalitat, desde la responsabilidad institucional", ha dicho, y ha agradecido a todos los grupos políticos "que hagan aportaciones a la causa común: la superación de la pandemia y la reactivación económica".

Tal y como ha indicado, "ahora, la medida más efectiva para acabar con la pandemia es la vacunación. España es el noveno país del mundo que más ha vacunado, y la Comunitat Valenciana lidera el proceso de vacunación española, 25 puntos por encima de la media estatal". "Los profesionales valencianos ya han puesto 87.000 vacunas, más del 92% de las dosis recibidas. Al 80% de las residencias de mayores se les ha administrado ya la primera dosis y hoy se ha administrado ya la segunda dosis en las primeras residencias", ha recordado, y ha añadido: "Somos uno de los territorios europeos que más ha vacunado y así vamos a seguir".

Ximo Puig ha expuesto también que en la actualidad están ocupadas "siete de cada 10 camas de hospital en la Comunitat Valenciana", pero ha querido trasladar un "mensaje de serenidad". "Ya tenemos habilitadas 931 camas -casi 1.000 camas nuevas- en los hospitales auxiliares de campaña, en espacios adicionales y en la unidad de acción con la sanidad privada; esas camas suplementarias son ampliables a 19.000 camas de planta y 1.200 de críticos", lo que duplica planta hospitalaria inicial, ha expuesto.

"Por lo tanto, aunque vienen días duros -muy duros-, la atención sanitaria en la Comunitat Valenciana estará garantizada, tanto para los enfermos COVID como para las personas con patologías que no pueden esperar, y será, sobre todo, gracias al inmenso trabajo" del conjunto de la comunidad sanitaria, ha manifestado.

Apoyo a los sectores afectados

Por otro lado, y respecto al apoyo económico a los sectores más afectados, esta ha subrayado que esta semana se ha llegado a un acuerdo con las diputaciones y los ayuntamientos para arbitrar un fondo de cooperación con los más afectados y ha avanzado que la Generalitat, con la participación de los agentes sociales, presentará este lunes un importante plan de choque con ayudas económicas destinadas a los sectores más perjudicados por las restricciones. "El objetivo está claro: ayudar a que estas empresas y autónomos puedan resistir, en este difícil paréntesis, mientras la vacunación avanza y sus negocios recuperan normalidad", ha agregado.

El president ha subrayado también que "los expertos coinciden en la acción que cada uno puede implementar, para evitar el contagio, con un decálogo de autoprotección personal ante el virus". En este sentido, ha enumerado diez medidas "indispensables ahora que el virus está más presente que nunca".

El jefe del Consell ha señalado así que "hay que aislarse al notar cualquier síntoma de COVID sin esperar a una test de confirmación; aislarse, también de las personas convivientes, y contactar inmediatamente con los servicios sanitarios".

Además, "si se tienen síntomas, o se ha tenido contacto estrecho con un caso positivo, ha de mantenerse el aislamiento hasta que los sanitarios den el alta". Asimismo, "ha de reducirse -todo lo posible- la relación directa con personas ajenas al núcleo habitual. Aun con todo, "si los contactos no se pueden evitar, que sean en espacios abiertos; no es el momento de ir a casa de otras personas".

Por otro lado, "si la relación resulta imprescindible, se tiene que hacer con distancia, mascarilla y ventilación. Sin hacerse trampas al solitario, porque quitarse la mascarilla (sea donde sea, también en la casa de un familiar) abre la puerta al contagio", ha remarcado.

Siguiendo con el decálogo de medidas de prevención, el president ha recordado también que resulta necesaria la higiene de manos, así como también el uso de la mascarilla en el ámbito laboral, familiar y social (y su recambio cuando se supere el tiempo de efectividad) o el mantenimiento de la distancia social de metro y medio. Igualmente, ha aludido a la importancia de evitar los espacios concurridos, especialmente los cerrados.

"Si te confías, te confinas"

Puig ha recordado una consideración "crucial", resaltada por las personas expertas: "Que una actividad esté legalmente permitida no quiere decir que no entrañe riesgo". Por eso, "en este momento, con una incidencia tan alta, tenemos que extremar el sentido común y las precauciones, y hacerlo partiendo de una idea: 'Si te confías, te confinas'".

En las últimas semanas, muchas personas están sufriendo cuarentenas, aisladas en una habitación de su casa. Esa experiencia desagradable está ahora más cerca de cualquiera de nosotros. Por lo tanto, que no se nos olvide: confiarse lleva a confinarse en cuarentena, y a veces, a cosas muy peores: al hospital, a la UCI, o -por desgracia- al fallecimiento".

Arxius relacionats