« Volver al Inicio
SI ESTÁS EN CASA EN AISLAMIENTO

Aislamiento domiciliario en casos leves de COVID-19

Recomendaciones que debes seguir si estás en aislamiento domiciliario por un caso leve o crees que puedes tener síntomas, bien estando solo o bien acompañado.

  • Debes disponer de un teléfono móvil o intercomunicador en la habitación o en el lugar en el que pases la mayor parte de tu tiempo.
  • Ten en la habitación o en lugar próximo productos de higiene de manos.
  • Ten un cubo de basura, a ser posible de pedal, en la habitación o en el cuarto de baño.
  • Restringe cualquier visita domiciliaria que no sea imprescindible.

Para prevenir el contagio cuando recibas las visitas imprescindibles.

  • Tápate al toser y estornudar con un pañuelo de papel. Tira el pañuelo a la papelera.
  • Lávate las manos con agua y jabón o gel de alcohol.
  • No compartas utensilios personales como toallas, vasos, platos, cubiertos o cepillo de dientes.
  • Ponte mascarilla si sales a espacios comunes o entra alguien en la habitación, y lávate las manos cuando la visita haya salido de tu casa.

Recomendaciones para la persona cuidadora o visitante.

  • Que use guantes para cualquier contacto con objetos de la casa.
  • Que utilice mascarilla si va a estar en proximidad.
  • Que se lave las manos si entra en contacto contigo o con cualquier superficie, aunque haya usado guantes.
  • La persona cuidadora o que te visite no debe tener factores de riesgo ni ser susceptible de complicaciones de salud. Debe realizar autovigilancia de los síntomas antes de acceder a tu habitación o domicilio.

Recomendaciones generales de limpieza

Limpieza de la casa.

  • Limpiar a diario las superficies que se tocan a menudo, baño e inodoro con bayetas desechables y lejía. Hay que lavarse las manos al terminar.
  • Asegurarse que las habitaciones de la casa estén bien ventiladas (5 minutos al día como mínimo).
  • La persona encargada de la limpieza diaria se tendrá que proteger con mascarilla y guantes de un solo uso.
  • Hay que lavar especialmente todas las superficies de contacto frecuente, como las mesas, los picaportes de las puertas, las llaves o los grifos del baño, los inodoros, los teléfonos, los teclados, y en especial todas las superficies que puedan tener sangre, heces o fluidos corporales.

Limpieza de la vajilla.

  • Lavar la vajilla, cubiertos, y otros utensilios de cocina con agua caliente y jabón. Preferiblemente en el lavaplatos en un programa que alcance 60ºC de temperatura.

Limpieza de la ropa.

  • No hay que sacudir la ropa, sino meterla directamente en la lavadora o guardarla en una bolsa hermética hasta su lavado. Si no se dispone de lavadora, hay que dejarla en remojo en agua caliente y jabón en un barril grande.
  • La ropa de cama, toallas etc. de las personas enfermas deben lavarse con el detergente habitual, a una temperatura de 60-90ºC. Hay que dejar secar la ropa totalmente. Si no se dispone de agua caliente, se recomienda poner a remojo las sábanas en una solución de cloro al 0,05% o añadiendo lejía.
  • Hay que ponerse guantes desechables antes de tocar la ropa del enfermo.

Para finalizar.

  • Desechar los guantes y la mascarilla, tirándolos a la basura en una bolsa de plástico cerrada.
  • Realizar una completa higiene de manos, con agua y jabón, al menos 40-60 segundos. Se puede utilizar también un desinfectante que contenga entre un 60-95% de alcohol, repartiendo la solución por toda la superficie de las manos.

Consejos para mantener una buena forma física y mental durante la cuarentena

Hidratarse bien y ajustar la dieta a las necesidades reales del momento (a menos actividad, menos necesidades calóricas).

Establecer un programa de ejercicio ajustado a nuestras posibilidades basado en flexibilidad, velocidad, resistencia y fuerza.

Cuando estemos sentados podemos movilizar los pies levantando y bajando las puntas, haciendo círculos o describiendo figuras de letras o números imaginarios en el aire, así como desplazar los brazos en diferentes direcciones y mover y estabilizar el tronco hacia adelante y atrás y cabe los lados. Jugar a coger y desplazar objetos, más o menos pesados, en torno a nuestra posición sentada puede ocurrir una buena estrategia de movimiento.

Un ejercicio muy sencillo para no perder fuerza en las piernas y mejorar el condicionamiento es levantarse y sentarse desde una silla quince o veinte veces seguidas, manteniendo un buen ritmo; teniendo en cuenta que la cantidad se tiene que ajustar si se detectan molestias o entramos fatiga. Subir y bajar "escaleras" utilizando un pequeño taburete estable.

Si podemos andar hagámoslo dentro de la habitación o entre los extremos más alejados del domicilio durante 5 minutos cada hora. Si el espacio reducido no nos permite desplazamientos razonables, una buena alternativa es la "marcha simulada", es decir, andar sin avanzar levantando las rodillas de forma alterna.

Para mantener el tono muscular en brazos, podemos hacer unas flexiones en la pared. De pie delante de una pared, con los pies alejados de la misma, apoyarse en la pared con las dos manos y los codos flexionados y empujar la pared hasta extender los codos. Manteniendo este mismo apoyo delante de la pared, podemos subir y bajar los dos talones a la vez, manteniendo las rodillas estiradas.