Visor de contenido web

Información sobre los ERTEs

La suspensión temporal de los contratos de trabajo o Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por causa de fuerza mayor ha sido la medida laboral adecuada durante el estado de Alarma y la emergencia por Covid-19.

Real Decreto-Ley 8/2020, de 17 de marzo y Real Decreto-Ley 15/2020, de 21 de abril

Se regula a través del Decreto del 17 de marzo de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del Covid-19 y posteriormente mediante el Decreto del 21 de abril de medidas urgentes complementarias para apoyar la economía y el empleo, que modifica la regulación de los ERTE por causa de fuerza mayor, estableciendo que la fuerza mayor podrá ser parcial.

En este sentido, la fuerza mayor puede no extenderse a toda la plantilla, respecto de aquellas empresas que desarrollan actividades consideradas esenciales, concurriendo la causa de fuerza mayor en la parte de actividad o en la parte de la plantilla no afectada por dicho carácter esencial.

Se acuerdan las mismas medidas del ERTE para aquellas personas que tengan la condición de socias trabajadoras de sociedades laborales y de cooperativas que hayan cotizado por desempleo y también para que se puedan incluir en los ERTE a las personas trabajadoras fijas-discontinuas y a las que realizan trabajos fijos y periódicos que se repiten en fechas ciertas.

Para solicitar el ERTE por fuerza mayor, a partir del momento en que estableció este mecanismo de prestación, la empresa debió acreditar debidamente que existían pérdidas de actividad cuya causa directa fuera el COVID-19, bien por la suspensión de actividades, cierre temporal de locales, restricciones de transporte, falta de suministros, contagio de la plantilla o aislamiento.

Estas situaciones de suspensión del contrato o reducción de jornada son medidas temporales que aplica la empresa, pero no dan lugar a ningún tipo de indemnización ya que no finaliza la relación laboral. El contrato sigue activo y se retoma cuando se produzca la reincorporación al puesto de trabajo.

Ampliación de la duración de los ERTEs

Los ERTEs por fuerza mayor a causa del COVID-19 podrán prorrogarse hasta septiembre, ya sea por fuerza mayor total (sin reinicio de la actividad) o parcial (con recuperación de una parte de la actividad). El Consejo de Ministros así lo ha aprobado, en una reunión extraordinaria, mediante el Real Decreto-ley 24/2020, de 26 de junio, de medidas sociales de reactivación del empleo y protección del trabajo autónomo y de competitividad del sector industrial.

El real decreto prorroga así y hasta el 30 de septiembre los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) asociados al Covid-19 y la prestación extraordinaria para autónomos cuya actividad se haya visto mermada con la crisis.
 

Se mantienen las exenciones del pago de la aportación empresarial a la cotización a la Seguridad Social y de cuotas por recaudación conjunta para las empresas acogidas a un ERTE por fuerza mayor. Las exenciones son mayores para las empresas de menos de 50 trabajadores. 


La fuerza mayor total implicará la exoneración del 100% de las cuotas sociales para las empresas con menos de 50 trabajadores y el 75 % para las de más empleados.

La fuerza mayor parcial supondrá exenciones desde el 30 al 85% dependiendo de las circunstancias. Además a la hora de reincorporar trabajadores, se primarán los ajustes vía reducción de jornada.

Sacar a un trabajador de un ERTE. (ERTE Parcial)

Desde el 4 de mayo muchas empresas han podido volver a abrir su negocio, aunque sea parcialmente. Esto ha conducido a replanteamiento de las medidas tomadas en las empresas con ERTE, para que algunos trabajadores puedan incorporarse a su puesto de trabajo.

En el Real Decreto-ley 18/2020, de 12 de mayo, de medidas sociales en defensa del empleo se contemplan una serie de nuevas medidas sobre los ERTE para salvaguardar el empleo y proteger especialmente a las personas.

Se establece por ejemplo que sí se puede sacar a un trabajador o varios trabajadores del ERTE si la empresa lo necesita. Creando una nueva figura el ERTE parcial.

Ese cambio será afectivo a partir de la fecha que se indique para la reincorporación del trabajador. Deberá ser comunicado, pero no será necesario solicitar una autorización a las autoridades laborales competentes en como era necesario para comenzar el ERTE.

Reincorporación de los trabajadores tras el ERTE

Todas las empresas que se acogieron, o estén acogiéndose a los ERTES deberán mantener el puesto de trabajo de sus empleados empleo durante 6 meses cuando se reanude la actividad.

En el caso que no cumpla esta obligación, el empleador que devolver la cuantía que se ha ahorrado en los prestación social de los trabajadores, más un 20% de recargo.

No se entenderá incumplida la obligación de mantenimiento de empleo cuando se trate de contratos temporales que se extingan por expiración del tiempo convenido, realización de obra, o cuando no pueda realizarse de forma inmediata la actividad objeto del contrato.

Este compromiso tampoco será de aplicación para las empresas en riesgo de entrar en concurso de acreedores. 


Las empresas y entidades deberán comunicar al Servicio Público de Empleo Estatal aquellas variaciones que se refieran a la finalización del ERTE respecto a la totalidad o a una parte de las personas afectadas, bien en el número de estas o bien en el porcentaje de actividad parcial de su jornada individual.

Por reducción de jornada se entiende la disminución temporal de entre un 10 y un 70% de la jornada de trabajo computada sobre la base de una jornada diaria, semanal, mensual o anual, lo que significa que la minoración, siempre que esté comprendida dentro de esa horquilla, pueden ser de algunas horas al día, de algunos días a la semana, de algunas semanas al mes, o de algunos meses al año. Durante dicho período no se pueden realizar horas extraordinarias salvo las debidas a fuerza mayor.

No se establece un plazo máximo para la aplicación de la situación suspensiva o de reducción de jornada, si bien, su duración debe ser adecuada a de la situación que la determina. En el supuesto de expedientes derivados de las medidas relacionadas con el COVID 19, se prevé su duración mientras se mantenga la situación extraordinaria derivada del mismo.

Visor de contenido web

Medidas de prevención e higiene para la reincorporación al trabajo

La prevención de riesgos laborales afecta a todos los integrantes de la empresas, por ello, se deben seguir las recomendaciones que realiza la empresa en línea con las directrices emitidas por las Administraciones Públicas.

La persona trabajadora que cuente con medios de prueba suficiente que acrediten que enfermó en el trabajo podrá interponer una reclamación contra la misma. 

Opciones de movilidad

Siempre que se pueda, hay que priorizar las opciones de movilidad que mejor garanticen la distancia interpersonal de aproximadamente 2 metros. Por esta razón, es preferible en esta situación el transporte individua.

Medidas de prevención

La empresa es responsable de la implementación de todas las medidas de prevención siempre que exista un riesgo claro de peligro.

En el trabajo se debe mantener la distancia interpersonal de aproximadamente 2 metros, tanto en la entrada y salida al centro de trabajo como durante la permanencia en el mismo. 

Equipos de protección individual

La empresa deberá facilitar a las personas trabajadoras los equipos de protección individual.

Cuando los riesgos no puedan evitarse o no puedan limitarse suficientemente por medios técnicos de protección colectiva o mediante medidas o procedimientos de organización del trabajo. Los equipos de protección individual serán adecuados a las actividades y trabajos a desarrollar. 

Escalonar horarios

La empresa debe escalonar los horarios lo máximo posible.

Si el espacio de trabajo no permite mantener la distancia interpersonal en los turnos ordinarios, contemplando posibilidades de redistribución de tareas y/o teletrabajo. 

Informar de las recomendaciones sanitarias

La empresa te debe informar de forma fehaciente, actualizada y habitual de las recomendaciones sanitarias.

Que se deben seguir de forma individual, y te deben proveer de los productos de higiene necesarios para poder seguir las recomendaciones individuales, adaptándose a cada actividad concreta, es necesario mantener un aprovisionamiento adecuado de jabón, solución hidroalcohólica y pañuelos desechables.

Si presentas cualquier sintomatología

Tos, fiebre, dificultad al respirar, etc., que pudiera estar asociada con el COVID-19 no debes acudir al trabajo y tienes que contactar con el teléfono de atención al COVID-19 900 300 555 o pedir cita en la web o la APP GvaCoronavirus de la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública y seguir sus instrucciones.

Visor de contenido web

Formación Profesional para el Empleo

LABORA, además de posibilitar la participación activa de las personas desempleadas y las empresas en la búsqueda y cobertura de puestos de trabajo, también proporciona formación para la mejora del perfil profesional.

Todos los cursos ofrecidos por LABORA son gratuitos.

Información para realizar los cursos

Visor de contenido web

Teletrabajo

En aquellos supuestos en los que el teletrabajo no está regulado en el convenio de aplicación, se recomienda negociar y pactar su viabilidad con carácter temporal, así como la forma de prestación de este trabajo y la provisión por parte de la empresa de los medios necesarios para llevarlo a cabo.

En cualquier caso, se estará a lo dispuesto y conforme a los procedimientos regulados en el Estatuto de los Trabajadores y la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, especialmente en materia de riesgos psicosociales y ergonomía.