Ximo Puig reivindica un 'gran acuerdo valenciano' para afrontar la recuperación y la reconstrucción de la Comunitat Valenciana ante la 'emergencia histórica' de la pandemia de COVID-19

22/04/2020
Ximo Puig reivindica un "gran acuerdo valenciano" para afrontar la recuperación y la reconstrucción de la Comunitat Valenciana ante la "emergencia...

- "No pido bulas indulgentes ni carta blanca, no pido mordazas ni uniformidad en la mirada, solo pido dos cosas: responsabilidad y conciencia del momento histórico", subraya el president
- Considera necesario realizar un "acto de humildad" y se disculpa, como president de la Generalitat, "por no haber llegado a tiempo" ante un "tsunami" que "ha sobrepasado a todos"
- Anuncia que las actuaciones desarrolladas hasta ahora por el Consell para luchar contra la crisis del coronavirus suponen una dotación de 341 millones de euros ya gastados o comprometidos por la Generalitat
- Propone superar el confinamiento a partir del 9 de mayo con garantías de protección de la población de mayor riesgo y velocidad en la detección de posibles nuevos focos, potenciando al máximo la atención primaria

València. El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha reivindicado la necesidad de un "gran acuerdo valenciano" que una a los partidos políticos y a toda la sociedad en torno al "propósito común" y el "destino compartido" de "recuperar el bienestar del pueblo valenciano en una situación de emergencia histórica" como la propiciada por la pandemia de COVID-19, todo ello para llevar a cabo la "reconstrucción" de la Comunitat.

Puig ha realizado este llamamiento "a todos los agentes implicados en la prosperidad" de la Comunitat Valenciana, durante su comparecencia ante la Diputación Permanente de Les Corts para informar sobre el impacto sanitario, económico y social de la pandemia de COVID-19, las medidas adoptadas por el Consell para hacer frente a sus efectos adversos y las actuaciones que se llevarán a cabo tras la emergencia.

El president ha invitado a las fuerzas políticas y sociales a lograr un acuerdo que permita conducir a un triple objetivo: propiciar la creación de trabajo y prosperidad, consolidar a las clases medias y trabajadoras sin que nadie se quede atrás y fortalecer el estado del bienestar. La sociedad valenciana espera de sus gobernantes "seguridad sanitaria, trabajo y protección social", ha resumido.

Puig ha subrayado, por ello, que empleará todo su esfuerzo en cumplir con la exigencia de cohesión y ha añadido que espera lo mismo del resto de fuerzas políticas, porque "no tenemos mayor lealtad -ha añadido- que la que nos une a nuestro pueblo". "No pido bulas indulgentes ni carta blanca, no pido mordazas ni uniformidad en la mirada, solo pido dos cosas: responsabilidad y conciencia del momento histórico", ha precisado.

"Si en este momento dramático no somos capaces de huir del partidismo y actuar desde la institucionalidad y la responsabilidad, ¿cuándo será posible? Si en este punto muerto crucial para la vida de nuestros conciudadanos y el futuro de nuestra tierra, sus representantes no son capaces de llegar a un acuerdo, ¿con qué cara los miraremos; con qué cara nos mirarán?", se ha preguntado el president, que ha agradecido la actitud constructiva mostrada por todos los grupos parlamentarios a lo largo de este mes crítico.

Puig ha invitado además a incorporar en Les Corts el espíritu que mantiene a la ciudadanía unida en sus aplausos al personal que lucha en primera línea contra el coronavirus, porque no es "tiempo para la división, sino para la unidad ciudadana, política, social, económica, cultural, cívica". "Un pueblo que cada día mantiene en los balcones el espíritu de las ocho de la tarde, dando las gracias a los sanitarios y a todos los que están en primera línea, ese pueblo es capaz de todo", ha manifestado.

El president ha iniciado su intervención recordando a los más de mil valencianos y valencianas y a los más de 20.000 españoles y españolas que han fallecido a causa de la pandemia de COVID-19, una crisis sanitaria que ha definido como "la mayor catástrofe de salud pública" vivida por las actuales generaciones, pero se ha mostrado convencido de que la sociedad "resistirá, resurgirá y seguirá progresando".

"Un nuevo renacimiento es posible y depende de nosotros", ha dicho Puig, que ha apelado a las palabras que pronunció Roosevelt durante la Gran Depresión, para asegurar que no se puede "tener miedo al miedo" y para añadir que es esencial recuperar ese espíritu para encarar el proceso de recuperación social y económica en la Comunitat Valenciana.

Disculpas a la ciudadanía

Ximo Puig ha considerado necesario realizar un "acto de humildad" y se ha disculpado, como president de la Generalitat, "por no haber llegado a tiempo", para facilitar la protección que merecían los y las profesionales que han luchado contra el coronavirus sin las suficientes garantías ante un "tsunami" que "ha sobrepasado a todos".

"Reitero mis disculpas, ahora, aquí, y las veces que haga falta", ha subrayado el jefe del Consell, que ha añadido: "esa lección del personal sanitario y sociosanitario es la que tiene que marcarnos el camino de la reconstrucción a todos" para actuar "sin miedo, con esperanza en el futuro y confianza en nuestras capacidades".

El responsable del Consell ha subrayado que, en la actual coyuntura extraordinaria, "el secreto está en escuchar, escuchar a todos, porque nadie podrá salir de esto a solas. Nadie lo sabe todo. Nadie lo puede todo", sino que "cada voz puede ayudar en la causa común que nos hermana: salir de esta desgracia colectiva".

Puig también ha mostrado un profundo agradecimiento a la ciudadanía, "que ha asumido con determinación su responsabilidad", desde "aquellas personas más expuestas, como es el personal sanitario y el de las residencias de mayores", hasta "todos aquellos trabajadores, trabajadoras y empresas que están en la primera línea manteniendo los servicios públicos esenciales".

Dotación de 341 millones de euros para combatir la pandemia

El president, que ha desgranado las principales actuaciones en materia sanitaria, económica y social y para garantizar los suministros y las infraestructuras, ha subrayado que todas estas acciones puestas en marcha por el Consell para combatir la pandemia de COVID-19 comportan una dotación global de 341 millones de euros ya gastados o comprometidos por la Generalitat, que se distribuyen del siguiente modo: 145 millones en medidas sanitarias. (De ellos, 52,5 millones corresponden a la compra de material sanitario), 123 millones para el impulso de la economía, 41 millones para medidas de inclusión, investigación y cooperación, 27 millones en acciones educativas, culturales y de nuevas tecnologías y 5 millones en medidas de limpieza, desinfección e información.

"Esta es la primera parte de la factura a la que tenemos que hacer frente", y será necesario contar con nuevas aportaciones, pero la Generalitat "será garante de los derechos de los valencianos y las valencianas", ha garantizado.

En el ámbito sanitario, Puig ha citado entre otras medidas, el incremento de las plantillas en hospitales y centros de atención sociosanitaria en 3.362 profesionales más desde el inicio de la pandemia, la contratación de personal jubilado y de personas graduadas sin especialidad o la puesta en marcha de un canal fiable de consecución de material sanitario procedente de China a través de la Operación Ruta de la Seda, que suma ya 14 vuelos contratados por la Generalitat cargados con 456 toneladas de productos sanitarios.

El president ha recordado que la Comunitat Valenciana consiguió establecer esta ruta cuando prácticamente ninguna Administración tenía acceso a material suplementario, lo que ha permitido obtener 17,7 millones de mascarillas, 7,2 millones de guantes, 1,1 millones de equipos de protección EPI, 597.000 gafas de protección ocular, 50.000 batas y 20.000 termómetros. Tal y como ha detallado, se han encargado 48 millones de unidades de material sanitario, de los que se han recibido 30 millones, y los 18 millones restantes de productos sanitarios irán llegando en las próximas fechas. En concreto, el decimoquinto vuelo llegará este miércoles a Barajas y el jueves al centro logístico de Valencia.

Medidas económicas y sociales

Puig también ha desgranado las medidas para reactivar los sectores productivos, con, entre otras actuaciones, tres acuerdos de gran impacto social, adoptados después de las seis reuniones mantenidas con la patronal y los sindicatos "desde el convencimiento que fortalecer el diálogo social es la palanca para salir mejor de esta crisis".

Se ha referido en este sentido a acciones como las ayudas directas de 150 euros para las personas afectadas por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo, con un presupuesto de 30 millones de euros; tres millones más en ayudas de hasta los 600 euros para personas que se han visto obligadas a reducir su jornada laboral por atención de menores, mayores o dependientes y ayudas directas e inmediatas de 750 euros y 1.500 euros para personas trabajadoras por cuenta propia afectadas por la pandemia, con una línea total de 57,5 millones de euros.

También ha subrayado que la obtención, ya, de transferencias por parte del Estado de 1.303 millones de euros en liquidez avanzada, repercutirá en ingresos para numerosas empresas a corto plazo. De hecho, ha anunciado que la Generalitat ha abonado entre el 1 de marzo y el 20 de abril 1.295 millones en subvenciones y 85.293 facturas pendientes, y que solo en marzo se pagó a pymes y proveedores casi el doble que el marzo del año pasado: 586 millones frente a los 331 de hace un año.

También se ha referido a las medidas sociales desplegadas, entre otros ámbitos, en el educativo, donde se ha habilitado el Modelo Unificado Lectivo de Actividades No Presenciales para enseñar a distancia en todas las modalidades, cursos y ciclos de la educación valenciana; el 'vale beca comedor' para 59.000 estudiantes o la distribución en préstamo de 14.000 tabletas táctiles con conexión 4G para que el alumnado que no tenga dispositivos pueda seguir el curso en línea.

Igualmente, se ha referido a otras medidas como la exoneración del pago del alquiler durante tres meses a todas las familias que habitan las 14.000 viviendas del parque público de la Generalitat o los 11,5 millones para subvenciones directas a 231 entidades locales que prestan servicios sociales de atención primaria en dos frentes: prestaciones básicas y alimentación infantil.

Superación del confinamiento

El responsable del Ejecutivo valenciano ha defendido también la necesidad de superar el confinamiento con un sistema dinámico de cierre y apertura para impedir daños irreversibles sobre la estructura social y económica de la Comunitat, con una desescalada que atienda a criterios geográficos, de edad y por actividad económica y adopte una ejecución descentralizada.

Por ello, se ha mostrado partidario de, a partir del 9 de mayo, "volver, progresivamente, a la nueva normalidad, con la mayor apertura posible, y sin correr riesgos para la salud", porque "el confinamiento total también tiene un elevado coste".

"Ahora hay que acumular talento y sumar voces experimentadas, y, por eso, una comisión abierta de 13 expertos en áreas cruciales de esta pandemia ya está aportando ideas para la vía valenciana a la transición. Profesionales de la epidemiología, la microbiología, el 'big data', la psiquiatría, la química o la geografía ya están diseñando la salida que tenemos que tomar para nuestra seguridad sanitaria", ha recordado.

Puig ha reivindicado en este contexto el "derecho de la Comunitat Valenciana a adaptar el desconfinamiento a su realidad particular", es decir, a una gestión por comunidades autónomas, y, dentro de la valenciana, por territorios locales, partiendo de cuatro principios: la protección de la población con más riesgo, el máximo dinamismo, la velocidad en la detección de posibles nuevos focos, potenciando al máximo la atención primaria, y la facilidad en la comunicación y ejecución del cierre o la apertura.

El president ha asegurado también que es necesario, garantizar, de manera urgente, asistencia económica y financiera a empresas y personas trabajadoras por cuenta propia y por cuenta ajena para ayudarles a recuperarse del 'shock' y, al mismo, tiempo, desarrollar una programación de actuaciones a largo plazo que asegure la reconstrucción. "Necesitamos insuflar respiración asistida a corto plazo a los más vulnerables de nuestra economía y de la sociedad para poder realizar una auténtica reconstrucción", ha remarcado.

Archivos relacionados